La Fée aux choux (1896)

La Fée aux choux (El hada de las coles, 1896) de Alice Guy-Blaché es considerada la primera película dirigida por una mujer. No se sabe con certeza si el año en el que suele fecharse es correcto, pero el consenso general entre los historiadores es que fue rodada en abril de 1896. No obstante, en el DVD publicado hace unos años por Kino Lorber con algunos de los archivos de la Gaumont se afirma que es de 1900, lo que significaría que no fue la primera película de Alice Guy.

Esta confusión de fechas se debe a que Alice Guy afirmaba que su primera película había sido La Fée aux choux, y que la había escrito, producido y dirigido antes de mayo de 1896. Sin embargo, la película aparece en el catálogo de Gaumont Nº 379, publicado en 1901. Algunos historiadores alegan que estos catálogos no son muy fiables para establecer una cronología, porque hay otras películas que muestran eventos fácilmente datables que están en catálogos posteriores al del año en el que fueron rodadas.

La película se inspira en un cuento de hadas tradicional francés que explica que los niños nacen en coles y las niñas en rosas. A nivel puramente cinematográfico, no tiene ningún interés, ya que se limita a un solo plano fijo que muestra al «hada» sacando bebés entre coles y rosas. Es una película exageradamente teatral, como todas las de su época, debemos recordar que estamos hablando de los inicios del cine y que no se había desarrollado todavía un lenguaje propio.

En cualquier caso, que sea una película muy simple a ojos de cualquier espectador contemporáneo no significa que en su época lo fuese. Guy explica los entresijos del rodaje en sus memorias:

«En Belleville, al lado de los laboratorios fotográficos, me dejaron una terraza que no usaba nadie con el suelo de asfalto (lo que hacia que fuese imposible montar una escena realista) y un techo de cristal tembloroso que daba a un solar vacío. Fue en ese palacio donde hice mis primeros esfuerzos. Un fondo pintado por un pintor de abanicos (muy imaginativo) del vecindario sirvió de decorado difuso, con unas hileras de coles de madera cortadas por un carpintero y un vestuario alquilado aquí y allá en la zona de Porte Saint-Martin. Los actores: Mis amigos, un bebé gritón, una madre ansiosa que saltaba dentro y fuera de la cámara, y mi primera película La Fée aux choux nació. Hoy es un clásico del que se conserva el negativo en la Cinémathèque française. Si dijese que es una obra maestra estaría exagerando, pero por aquel entonces el público no estaba saturado, los actores eran jóvenes y agradables y la película tuvo el éxito suficiente como para permitirme intentarlo otra vez» [The Memoirs of Alice Guy Blaché, Scarecrow Press, INC., 1996].

En este texto de las memorias de Guy queda claro que ella misma, quien más tarde dirigió muchas más películas, es consciente de que La Fée aux choux no es muy sofisticada. En la época en la que fue rodada, Guy era la secretaria de Léon Gaumont en una empresa dedicada a vender material fotográfico.

Supuestamente, Guy pidió permiso a Gaumont para hacer una o dos películas con una cámara de cine que acababan de comprar. Según Simone Blaché, hija de Guy, la única razón por la que le dieron permiso es que consideraban que la cámara era un juguete para niños.

Más allá de que la historia del juguete sea o no cierta, lo que sí se sabe es que la película fue usada para anunciar cámaras de cine y que provocó que Gaumont terminase dedicándose a la producción cinematográfica como Gaumont Studios. Guy fue durante varios años la directora de producción del estudio, donde dirigió decenas de películas.

Entradas relacionadas

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.