Gerald McBoing-Boing, el niño que habla con efectos de sonido

Gerald McBoing-Boing (1950) es un cortometraje de animación centrado en la historia de un niño, Gerald McCloy, que habla a través de efectos de sonido. La trama parte de un cuento sonoro de Dr. Seuss publicado originariamente en un disco infantil.

La película se creó para cines, rompiendo con la animación «realista» popularizada por Walt Disney. El concepto principal era que los dibujos animados no tienen por qué obedecer las reglas del mundo real. Esto, además de ser original, reducía los costes, ya que no buscaba el virtuosismo, sino algo más expresivo.

El estudio de animación que hizo posible Gerald McBoing-Boing fue United Productions of America (UPA). La UPA había sido fundada tras una huelga de trabajadores de Disney en 1941. Durante sus años de existencia, que abarcan hasta los 70, su mayor éxito fue Mr. Magoo.

El inadaptado Gerald McCloy

Gerald McBoing-Boing disco

La trama de Gerald McBoing-Boing se centra en Gerald McCloy, un niño de 2 años que cuando comienza a hablar no utiliza palabras, sino efectos sonoros. Lo primero que sale de su boca es «boing boing», el sonido de un muelle rebotando.

Los médicos no encuentran solución, mientras el resto de niños se burla de él, lo que lleva a su familia a la desesperación. Afortunadamente, un cazatalentos de la radio descubre a Gerald y lo contrata como foley artist. Un artista de foley es la persona que crea los efectos de sonido, o efectos de sala, en radio y cine.

El corto tuvo tanto éxito, llegando a ganar un Óscar, que la UPA produjo tres secuelas. Años más tarde, en 2005, Cartoon Network estrenó una serie de dibujos que recuperaba el personaje de Gerald McBoing-Boing. En esta serie, Gerald sigue emitiendo exclusivamente sonidos, pero tiene dos amigos que hablan.

La producción de Gerald McBoing-Boing

Gerald McBoing-Boing, plano inspirado en el expresionismo alemán.

El creador de Gerald McBoing-Boing, Bobe Cannon, y su diseñador, Bill Hurtz, querían crear algo minimalista, con pocos diálogos. El cortometraje se realizó trazando primero las acciones. Luego, se compuso la banda sonora y se animaron las acciones en base a esta. El paso final fue añadir los colores, planos y llamativos.

El estilo se aleja mucho del realismo que buscaban otros dibujos animados de la época. Los fondos tienen muy pocas líneas, llegando a veces casi a la abstracción. Se trata de unos dibujos obviamente influenciados por pintores modernos como Picasso o Matisse. Al mismo tiempo, llama mucho la atención la composición de los planos, con perspectivas forzadas y grandes angulares extremos. En este sentido se nota una influencia clara del cine expresionista alemán.

Bobe Cannon había empezado su carrera trabajando con personajes muy famosos, como Bugs Bunny y el Pato Lucas. Cannon fue además uno de los fundadores de la UPA y vicepresidente del estudio entre 1949 y 1957, trabajo que combinó con colaboraciones con Disney y Tex Avery.

Cannon adoraba el ballet y entendía los dibujos animados como una forma de baile. Cuando diseñaba sus películas, pensaba en la animación como si se tratase de una coreografía. Quizá de ahí partió la idea de crear a un personaje que se expresase con sonidos, en lugar de con palabras.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *