«Bosqueja» sonido; lo archiva para «películas sonoras» (1936)

Publicado en la revista Modern Mechanix en febrero de 1936, la traducción es mía:

Un grupo de músicos y científicos soviéticos ha desarrollado notas musicales sintéticas que pueden ser archivadas en un fichero. Estas notas bosquejadas a mano, parecidas a peines, se utilizan para generar acompañamientos musicales para películas.

Encima, investigador con recortes en forma de peine, cada uno representa una nota para producir música de manera «artificial».

Arriba, investigador con recortes en forma de peine, cada uno representa una nota para producir música de manera «artificial».

N. Voinov de Moscú abocetó y recortó peines de cartulina de los 80 semitonos de un piano. Seleccionando los peines apropiados y fotografiándolos uno tras otro en el orden correcto sobre la pista de sonido de una película, Voinov es capaz de generar cualquier melodía de piano conocida.

E. Sholpo de Leningrado desarrolló otro método para producir sonido sintético. En lugar de bosquejar notas individuales, preparó los discos con aberturas recortadas. La velocidad a la que gira cada disco al ser fotografiado determina el tono del sonido. Al girar el disco rápidamente, se producen notas agudas; mientras que las velocidades lentas producen notas graves.

Encima los 12 tipos de «discos musicales» diseñados para un sistema de sonido sintético. Los discos giran a medida que la película se mueve a través de la cámara, dando como resultado un patrón en la banda sonora que genera música.

Arriba, los 12 tipos de «discos musicales» diseñados para un sistema de sonido sintético. Los discos giran a medida que la película se mueve a través de la cámara, dando como resultado un patrón en la banda sonora que genera música.

Un tercer investigador ha descubierto una línea experimental interesante en el mismo campo. Hizo fotografías de banda sonora de diseños ornamentales para revelar los sonidos resultantes. Descubrió, por ejemplo, que una fotografía de banda sonora de su propio perfil generaba sonidos similares a los de un violonchelo. Sus experimentos llevaron al «retoque» de bandas sonoras reales. Su proceso le permitió obtener notas más verdaderas que las de instrumentos musicales auténticos.

Las dos bandas sonoras grandes de la izquierda muestran una comparación entre el sonido natural y el bosquejado. La banda irregular del extremo izquierdo es el acorde do-mi-sol en un piano. Al lado vemos el mismo acorde dibujado a mano y fotografiado. Los fotogramas son de unos dibujos animados con sonido bosquejado que genera el sonido de los pasos.

Las dos bandas sonoras grandes de la izquierda muestran una comparación entre el sonido natural y el bosquejado. La banda irregular del extremo izquierdo es el acorde do-mi-sol en un piano. Al lado vemos el mismo acorde dibujado a mano y fotografiado. Los fotogramas son de unos dibujos animados con sonido bosquejado que genera el ruido de los pasos.

Próximos progresos en esta dirección pueden dar como resultado la producción de películas sonoras sin utilizar instrumentos musicales.

Podéis encontrar un escaneado de la página original en inglés en Modern Mechanix.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.