Bas Jan Ader

fall1

El cineasta y artista Bas Jan Ader fue visto por última vez en 1975, cuando partió de la costa de Estados Unidos con la intención de cruzar el Atlántico en el barco de vela más pequeño que lo había cruzado hasta entonces. El viaje era una performance que debía durar entre 60 y 90 días, pero el barco no apareció hasta seis meses después, medio hundido, sin su único tripulante.

Ader comenzó sus estudios de arte en la Gerrit Rietveld Academie de Ámsterdam, donde no llegó muy lejos por su empeño en utilizar un solo papel durante todo el semestre. Borraba los dibujos en cuanto los terminaba y reutilizaba el papel para el siguiente trabajo, hasta que de tanto borrar la hoja terminaba siendo prácticamente transparente. En vista del poco éxito que tenía en la escuela, a los 19 años decidió hacer autostop hasta Marruecos, donde se enroló como marinero en un yate que terminó naufragando en la costa de California.

Una vez en Los Ángeles, Ader se matriculó en el Otis Art Institute, donde conoció a su mujer, Mary Sue Andersen, la hija del director de la escuela. Más tarde, estudió filosofía y dio clases de arte en la Claremont Graduate School.

fall2

En 1970 realizó su primera película, un cortometraje de solo 24 segundos titulado Fall 1 en el que él mismo aparecía sentado en una silla cayéndose del tejado de su casa de dos pisos en Inland Empire. Ese mismo año rodó Fall 2 en Ámsterdam, esta vez cayéndose a un canal montado en una bicicleta.

Un año más tarde, en 1971, rodó una tercera caída, Broken Fall (Organic) desde un árbol a un río. Este filme es un poco más largo, aunque no llega a los dos minutos de duración, y parece que la intención puede ser aguantar colgado del árbol hasta que la rama se rompa, aunque Ader termina soltándose él mismo. En la mayor parte de su obra, especialmente en sus películas, el principal medio artístico es la gravedad.

Cuando Ader decidió realizar su performance consistente en cruzar el Atlántico, titulada In Search of the Miraculous, se perdió el contacto con él a las tres semanas. No se sabe si sufrió algún tipo de accidente, si se tiró al mar para rodar alguna de sus caídas y no fue capaz de volver al barco, o si el propósito de la performance era suicidarse. El barco fue encontrado cerca de Irlanda por un pesquero gallego que lo remolcó hasta A Coruña, de donde desapareció (supuestamente robado) en 1976.

Las películas de Ader, y algunos homenajes hechos por otros artistas, se pueden ver en esta página web dedicada a su trabajo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.